Équidos

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Hay quien sueña ser noble, tener carruaje y  gobernar el trote. Pocos recuerdan que los caballos viejos nunca aprenderán nuevos trotes… y un jinete sólo puede estar orgulloso cuando su équido adora el trabajo.

Fotografías de Gotthard Schuh (1987 – 1969)

Sequía otoñal

pluja
Otoño democrático (noviembre 2017)

Aquí las únicas lluvias de otoño que han arreciado son aquellas de inicios de octubre: la lluvia inolora, incolora e insípida mutó hacia tonalidades rojas, una hedor a cloaca y el característico gusto ferruginoso de la sangre cuando se abre camino al exterior. Nuestro particular otoño democrático está en el punto de mira de manera constante, latiendo en actos impuestos y deslegitimados, faltos de garantías y con un exceso de violencia con el paraguas del pensamiento único e indivisible. Hay sequía, pero no parece importar demasiado.

El MEIAC

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El aire se filtra entre los hierros y juega con el panóptico. Quién sabe si apaisado podría ser un caleidoscopio que consiguiera minimizar su pasado gris. Por suerte siempre nos quedará aquella época en la que hubo algo de color en aquel espacio aunque ahora el gris domine espacios abiertos y cerrados. Gris como el metal y acero. Gris, también, como las nubes de aquel día de agosto por la mañana, que se enfrentaban a la policromía del estío pacense. Gris como los granitos de Menacho o San Francisco; como las caras, el ánimo de algunos conocidos y la resignación de los lugares hábilmente transitados.

Fotos: Badajoz, agosto de 2014. La última vez que estuve allí más de una hora.

Il·legal, tu!

collage5

Se ha encerrado en una jaula de cristal; en la misma en la que él ha ido etiquetando sin fundamento a inocentes. A uno y otro lado los equidistantes, todos aquellos que no han tomado parte todavía y deberían involucrarse, observan la situación a un lado y a otro del frente.

Me pregunto el número de jaulas que tendrán que cerrarse para ponerle remedio político a un conflicto de fácil solución pero de complicado tratamiento.

Génesis, de Sebastião Salgado

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

A finales de 1990 Sebastião Salgado regresó a su lugar natal, una finca ganadera en Vale do Rio Doce, en Brasil. Las tierras antes fértiles, rodeadas de vegetación tropical, con una exuberante diversidad de especies vegetales y animales habían sido víctimas de un proceso de deforestación y erosión. La naturaleza parecía agotada. La replantación de un bosque con las mismas especies autóctonas que él recordaba y el regreso de animales llevaron a  a realizar un trabajo que denunciase la desaparición de espacios únicos del planeta. A lo largo de ocho años, en treinta y dos viajes a lugares remotos, Salgado ha localizado paisajes terrestres y marítimos, ecosistemas y comunidades humanas que se han mantenido intactas. El resultado, Génesis, es un canto a la fragilidad de la tierra y una advertencia de lo que se puede perder.

Lugar: CaixaForum Tarragona. Hasta el 7 de enero de 2018.

Vestigios olímpicos

“¿Qué quiere decir olimpismo? ¿Cuál es el papel del deporte real en unos Juegos? ¿Cómo funciona la especulación en el deporte olímpico? Si el póquer tuviera un patrocinador, ¿sería deporte olímpico?

“Estoy cansado de viajar. Conozco Barcelona palmo a palmo y a pesar de eso a veces me resulta insoportable. Imagínese moviéndome por Madrid, una ciudad llena de rascacielos, funcionarios del ex régimen y ex funcionarios del régimen. Yo soy apolítico, que quede claro. Pero no soporto los bigotillos que llevan los funcionarios del ex régimen y los ex funcionarios del régimen.”

Pepe Carvalho

Lisboa (2011)

Para quienes la amamos, la capital portuguesa es una ciudad en blanco y negro. Una urbe en escala de grises, esos grises que la bruma del Atlántico parece haber depositado sobre el Chiado o la Alfama para que los barrios y los puentes, las estatuas y las plazas se confundan y se mimeticen con el agua terrosa del Tajo. Ese juego de grises, que más que una escala tonal es la radiografía en bromuro de una metrópoli que destila vida. Una ciudad con alma de aldea cosmopolita (si eso es posible). Las calles estrechas con regueros de aguas sucias de la Alfama, el encanto de un mercado al aire libre, la silueta romántica de un tranvía, el mapamundi de una pared desconchada… algunas calles de la vieja Lisboa recuerdan a La Habana, a Mozambique, a Bahía. Pero no son tierras lejanas. Forman un mundo extraño y sin embargo muy cercano a nosotros en el que, decía Pessoa, “todo es incierto y postrero / todo es disperso, nada entero”.

Quizá por eso adoro Lisboa. Porque aún respira en blanco y negro.

Paco Nadal

Fotos: Última visita a Lisboa, julio de 2011.